Fandom

Forgotten Realms Wiki

Comments0

Capítulo 3 La Escoria: Q’uador Zol’Abar

LMEF2009 November 16, 2015 User blog:LMEF2009

Ad blocker interference detected!


Wikia is a free-to-use site that makes money from advertising. We have a modified experience for viewers using ad blockers

Wikia is not accessible if you’ve made further modifications. Remove the custom ad blocker rule(s) and the page will load as expected.

La escoria gateo hacia donde se encontraba la niñita, vomitando sangre y dejando un rastro de inmundicia inconfundible ahí por donde pasaba. Se tiró rendido a los sucios pies desnudos de la niñita ya que casi no le quedaban fuerzas para sostenerse y el pánico no ayudaba, le acercó las manos a los pies con intensión de tocarlos pero se tuvo a unos centímetros recordando la naturaleza orgullosa y vanidosa de los Elfos Obscuros, hasta el Drow más pobre y miserable se considera a sí mismo como el futuro gobernante supremo y por ende todos los demás son inferiores a él. Aún tendido en el frío y húmedo suelo de la infraobscuridad, volteó a ver hacia arriba y contempló el rostro de la niñita. La niñita tenía unos ojos purpura brillantes tan brillantes que se parecían a las lumbreras mágicas que iluminaban las ciudades de los Drows en el negro cielo subterráneo de la infra-obscuridad. Al ver sus ojos con mayor atención pudo ver un hecho que lo desconcertó pero al mismo tiempo le intrigó. Ver sus ojos era como ver todo lo puro y hermoso del mundo coexistir con todo lo corrupto y desagradable en el mismo lugar. Era como si una sombra les hubiese robado la luz y los hubiese opacado pero al mismo tiempo esa luz era tan radiante que parecía como si la sombras no los hubiese podido opacar por completo << Esos son ojos peligrosos. >> pensó mientras recordaba su precaria situación. Cuando miraba sus ojos sentía como si se pudiese ahogar en ellos, era como si olvidara sus propias penurias y quisiera consolar a esa pobre criatura enfrente suyo, era una sensación que nunca había sentido en toda su vida, Amor (Fraternal). Había sentido lástima hacia moribundos o torturados pero nunca había sentido la necesidad de aliviar su sufrimiento. En todos sus años de vida lo único que siempre había importado era él y nadie más, pero por unos breves instantes la criaturita que tenía enfrente suyo le importó más que su propia vida. Hizo el esfuerzo de apartar la mirada de esos cristales hipnóticos que le forzaban a seguir contemplándolos como si tratara de un par de imanes. Al apartar la mirada de sus ojos purpuras, se fijó de las dos líneas negras que recorrían sus mejillas. Parecían viejos trazos de lágrimas que dejaron marcas permanentes en sus mejillas, justo debajo de sus ojos, una en cada ojo, su piel era grisácea, mucho más clara de lo que era común entre los Elfos Obscuros casi como la piel de los Duergars, su pelo era blanco y lacio pero estaba enmarañado y un poco sucio, realmente era una lástima verlo en ese estado ya que se podía percibir que con un poco de cuidado habría tenido una hermosa cabellera. Se fijó entonces en la mirada que le dirigía desde lo alto la niña, su rostro estaba contorsionado en una expresión de extremo disgusto hacia él, lo cual le recordó de su propio orgullo Drow el cual le terminó de sacar del trance emocional en que había caído. Su expresión facial demostraba el asco que sentía al verlo y no tenía la más mínima intención de ocultarlo, era como si estuviera viendo a una bestia mugrienta a la cual no quisiera ni aproximarse. No había ni el más mínimo ápice de lástima o compasión en sus ojos, notó entonces que el resplandor cálido que había visto en sus ojos era más bien un fuego airado hambriento de consumir todo aquello que se pusiera a su paso, pero al mismo tiempo, parecía una especie de llama que ardía con locura, una locura tan irracional y violenta que le produjo un escalofrío que recorrió todo su cuerpo, desde la planta de sus pies hasta su coronilla. En cambio, la sombra que opacaba el fuego de sus ojos parecía el reflejo del odio que consumía su corazón, un odio tan profundo que parecía no tener límite, sin embargo esa misma sombra parecía aplacar la llama de su interior, era como un equilibrio perverso en el cual no podría sobrevivir el uno sin el otro. Una vez más, pensó << Esos ojos son peligrosos >>, sin embargo, ahora no con una connotación de afecto sino más bien, con una sensación de horror. Sacudió su cabeza, respiró profundo, y se dijo a sí mismo ― << ¡¿Pero qué estupideces estás diciendo Q’uador?! Estás tan cansado y débil que empiezas a tener alucinaciones, ¡Es sólo una bebita! >> ― los elfos son tan longevos que aún un elfo de 70 años de edad es considerado un niño y entre las sub-razas de elfos los Drow son los más longevos de todos, por lo que la criatura enfrente suyo, quien tendría alrededor de unos 11 o 12 años de edad, no era más que una bebé para él. Recobrando la compostura intentó dejar de lado su propio orgullo, puso su cara más humilde y le imploró ― “¡Por favor! ¡Ayúdame! ¡Cierta gente viene en mi búsqueda para asesinarme y… y… estoy muy mal herido! ¡Por favor… yo… yo… no quiero morir así!” – le rogó con las lágrimas humedeciendo sus mejillas. ― << Los bebés son un montón de idiotas compasivos que aún no aprenden la crueldad de la sociedad en que viven, se dejan llevar por las dulces palabras de sus superiores. Me basta con que me arrastre lo suficientemente lejos de este sitio infernal. Sobreviviré y me reiré en las tumbas de todos los que se burlaron de mí. Jejeje. >> ― En ese instante recordó algo que le decía con frecuencia su hermano mayor “No sólo eres imbécil como un Goblin, también eres necio como un Duergar y feo como un Grimlock.” Nunca tuvo una buena relación con su hermano, en realidad nunca tuvo una buena relación con ningún miembro de su familia, algo común entre los Elfos Obscuros quienes no guardan ningún aprecio real por nadie que no sea ellos mismos. Hace sólo unas horas, estaba teniendo una acalorada discusión con su hermano mayor. Él tenía sólo 38 años de edad y unos meses atrás había elegido su Escuela de Hechicería después de haber terminado sus estudios generales del uso de la magia en la división mágica de la academia de Menzoberranzan, Tier Breche. Eligió Illusion contrario a lo que la mayoría de los elfos obscuros con habilidades arcanas de su Casa elegían, y contrario a las órdenes que su hermano le había dado, Necromancy. Unos años antes escudriñando en la biblioteca de su hogar encontró por casualidad un deteriorado libro que daba la impresión de que alguien hubiera intentado destruirlo, “Manual de Bladesingers: Técnicas Básicas”, lo abrió y le dio una hojeada. El libro trataba de un estilo arcano que nunca había visto en su vida Bladesinging, contenía explicaciones detalladas de sus técnicas hasta con ilustraciones, además también tenía algunos hechizos de uso marcial. Era una cosa bastante extraña, trataba de cómo combinar técnicas de pelea con técnicas arcanas, era como un manual para magos de combate. Y lo más extraño de todo esto, es que el libro estaba escrito a mano y parecía más un cuaderno de notas que un libro publicado, tenía muchas frases tachadas o notas a los lados de las páginas y algunas hojas se desprendían si no se trataban con cuidado, las hojas estaban húmedas y en algunas no se lograba descifrar su contenido. Estuvo a punto de regresarlo al lugar donde lo encontró, ya que realmente no le interesaban las técnicas de combate con armas marciales, cuando una página se desprendió del libro y calló al suelo. La recogió sin mucho interés y estaba por regresarla al libro cuando unas letras en color dorado captaron su atención, esta hoja era muy diferente al resto estaba en perfectas condiciones y la escritura empleada era muy refinada. Con ambos ojos abiertos de par en par leyó la siguiente advertencia: “Únicamente se permite a elfos o a sus descendientes practicar estas técnicas. Bajo ninguna circunstancia puede llegar este conocimiento a manos de razas ajenas a los elfos y mucho menos a la raza maldita por El Protector y eternos enemigos de los elfos justos, los Drows. Este manual no puede dejar territorio élfico. En caso de que el territorio élfico donde permanece el manual sea atacado, el poseedor del manual debe priorizar la destrucción del manual antes que su vida misma. Tu sacrificio nunca será olvidado, Quel esta Anim Utinu (Descansa bien Hijo Mío)”. Una sonrisa se dibujó en su rostro de una mejilla a la otra, como la sonrisa que hacen los niños antes de hacer una travesura sabiendo que está mal, y soltó una risotada malévola de lo más exagerada. Los ojos le resplandecían como un par de perlas y se dijo a sí mismo << Si los inferiores elfos pálidos de la superficie atesoran tanto este conocimiento como para dar la vida por él y hasta llegar al extremo de no compartirlo ni con sus aliados, ¡Yo seré el primer y único Drow en saber sobre él! Jejeje. >> Nunca se había interesado por otras escuelas de hechicería siempre supuso que seguiría el mismo camino que su hermano mayor y el resto de los magos de su Casa seguían, pero leer este libro, había cambiado por completo su visión del mundo. Lo que aún le intrigaba era como un libro tan extraño y exquisito como este pudo haber llegado a ese sitio, por la advertencia se podía ver lo mucho que atesoraban los pálidos estas técnicas. El manual estaba escrito en lengua élfica, leguaje que conocía gracias a otro libro misterioso que apareció prácticamente de la nada como este. Este otro libro se titulaba “Lenguas de la Superficie para Habitantes de la Infraobscuridad, Tomo I”, no tenía autor pero era tan detallado que hasta contenía explicaciones de ciertas expresiones y frases, así como explicaciones de las sociedades de la superficie. Era casi como una guía de la superficie para habitantes de la infraobscuridad, tanto era el detalle de este libro que hasta mencionaba el trato que los diversos habitantes de la infraobscuridad recibían en la superficie, además también contenía una guía de nombres para poder diferenciar entre las diferentes razas de la superficie. Lo más curioso, o enigmático tal vez, es que cada vez que terminaba de estudiar un tomo y regresaba a la biblioteca aparecía el siguiente tomo, pero nunca aparecía antes de que terminara sin importar cuantas veces regresaba. Era como si alguien o algo supiese cuando terminaba y le concediera el derecho de adquirir el siguiente. Aunque Q’uador era muy estudioso e inteligente se podía decir que era bastante necio, cuando no podía explicar algo por más que lo pensara se lo atribuía a algún efecto o propiedad mágica inexplicable. Ya pasada su exaltación inicial decidió que no podía permitir que nadie más pusiera sus manos en este conocimiento tan extraordinario. Agarró el libró y lo llevó a lo que él denominaba su “Guarida Secreta” donde escondía todo aquello que no quería que los demás vieran, a veces se escondía él mismo. Cuando encontró la guía del mundo de la superficie intentó mostrárselo a sus hermanas cuando lo vieron, se lo arrebataron de la manos le dieron una Hojeda rápida y lo tiraron por la ventana como si se tratara de una porquería cualquiera mientras se reían a carcajadas de su expresiva reacción. Esta vez no cometería el mismo error y menos con un conocimiento tan valioso como este, guardó el manual con extremo recelo en su escondite secreto y lo reescribió poco a poco con los años para no perder la información. Intentaba practicar casi a diario las técnicas que describía el manual guiándose por las ilustraciones que contenía el manual, siempre asegurándose que nadie le observara pero algunas técnicas le resultaron imposibles de replicar, ya que las instrucciones prácticamente no se podían descifrar por el mal estado que se encontraba el libro. Por lo que decidió “crear” su propia versión del estilo valiéndose de técnicas y armas Drow, lo llamaría “Bladesinging Drow”. El estilo en concreto lo denominaría “Dirlagraun style”, se enfocaría en técnicas de combate Drow, en lucha marcial con dos espadas cortas concretamente, además de combinar hechizos de la diversas escuelas para engañar y debilitar al adversario durante el combate. Ya tenía 20 años por lo que se aproximaba a la edad en que entraría a Sorcere, la división mágica Tier Breche, y por mandato de su hermano estudiaría Necromancy, pero esto le quitaría demasiado tiempo y siendo su hermano alguien conocido en la escuela de Necromancy, los maestros le reconocerían y no podría avanzar en sus estudios personales, por lo que decidió estudiar algo donde sabía pasaría desapercibido, además era la base de varios hechizos que tenía planeados para su nueva Arcane Tradition. Así fue como entro a la escuela de Illusion. Cuando su hermano se enteró de su decisión de estudiar Evocation, ya era demasiado tarde para cambiar, puesto que ya iba demasiado avanzado en su especialización y sería una falta de respeto imperdonable para su maestro si decidía cambiar ahora. Su hermano era el que se encargaba de darle órdenes puesto que su madre no tenía ni el más mínimo interés en él y sus tres hermanas mayores lo miraban como un juguete con el cual desahogar sus frustraciones. Incluso su hermana menor, quién era trece años menor a él, ya le había perdido todo el respeto y lo trataba igual o peor que sus hermanas mayores. Al ser la sociedad Drow una sociedad matriarcal donde las mujeres son vistas como superiores a los hombres esto no era una incidencia tan extraordinaria pero el desprecio que le profesaban sus hermanos y la indiferencia de su madre le había dejado una marca desde muy joven llenando de odio y resentimiento su corazón, llegando a desear que algo pasara donde toda su familia sufriera la peor de las muertes, lo que no sabía es que su deseo finalmente se haría realidad. “¡Fui muy claro cuando te di la orden que estudiaras Necromancy! ¡¿Quién te autorizó estudiar Illusion?! ¡¿Acaso no sabes de lo que soy capaz de hacerte por una insubordinación como esta?!” ― Le gritó airado su hermano mayor. Un sudor frío corrió por su espalda. Él era muy consciente de lo que sería capaz de hacerle, una vez cuando era pequeño le enseñó a modo de lección como torturaba hasta la muerte a un esclavo orco por haberle traído agua “hirviendo” cuanto él claramente le había especificado que quería agua “caliente”, al terminar con la “lección” le dijo una frase que le dejó marcado de por vida “A nuestra madre le da lo mismo si vives o mueres y si te pasara algo nuestras hermanas simplemente se buscarían otro juguete. En otras palabras, puedo hacer contigo lo que me plazca. Así que si alguna vez se te ocurre desobedecerme te juro que desearás haber sido ese orco”. El riesgo que corrió al desobedecer a su hermano mayor fue demasiado grande pero si lograba salir vivo de esta, la recompensa sería inclusive más grande. Aunque se había preparado mentalmente por si su hermano llegaba a descubrir su secreto el terror que le inspiraba era demasiado para poder soportarlo. Intentó varias veces, en vano, repetir las frases que había practicado con anticipación para esta discusión, después de su “advertencia” inicial su mente quedó completamente en blanco. “¡¿Y para qué diablos estás tomando clases de uso de armas marciales?! Sabía que eras estúpido pero nunca llegué a sospechar hasta que nivel.” ― Prosiguió su hermano en un tono furioso y lleno de odio. ― <“Ahora tendré que modificar todos mis planes.”> ― Esto último lo dijo en un murmullo casi inaudible, pero Q’uador siempre tuvo un oído excepcional por lo que lo oyó perfectamente. << Eso quiere decir que yo era parte de sus planes… >> Reflexionó por unos instantes << Por lo que todavía me necesita… ¡Y no se puede dar el lujo de perder alguien tan valioso y poderoso como yo, Q’uador Zol’Abar, segundo hijo de House Zol’Abar, futuro Archmage de Sorcere! Jejeje. >> ― se dijo a sí mismo con una sonrisa de niño travieso dibujada en su rostro. Su “perfecto plan infalible para llegar a la grandeza”, como él mismo lo denominaba, consistía en una serie de asesinatos e intrigas bien ubicados, que le asegurarían su camino al poder. Después de graduarse de Sorcere se convertiría en el primer Bladesinger Drow, gracias al manual que encontró y al arduo entrenamiento que había seguido. Había contratado a un estudiante de Melee-Magthere, la división de guerreros de Tier Breche, para que lo entrenara en el uso de espada corta, sin embargo, siempre se aseguró que nadie estuviese observando además de que pagaba una cuota lo suficientemente jugosa a su instructor para que no soltara la lengua. Si se había atrevido a hablar se lo cobraría muy caro, aunque si su hermano le había interrogado no lo culpaba por haber hablado. Su hermano tenía un poder de disuasión increíble, no sólo era el miedo que causaba en otros, sino también había algo en él que hacía que sin importar que orden diera era casi imposible contradecirle. Su asenso comenzaría al “deshacerse” de su fastidioso hermano mayor, después le seguirían las malnacidas de sus hermanas quienes nunca lo dejaron en paz, aunque estaba dispuesto a mostrarles compasión tanto a su hermano como a sus hermanas si se postraban ante él y le rogaban por sus vidas. ¡Pero a su madre…! La perdonaría, ya que realmente nunca le hizo nada malo, en realidad era casi como si no se percatase de su existencia.

Also on Fandom

Random Wiki