Fandom

Forgotten Realms Wiki

Comments0

Capítulo 4 El Hermano Mayor: Da’rishvan Zol’Abar

LMEF2009 November 16, 2015 User blog:LMEF2009

Ad blocker interference detected!


Wikia is a free-to-use site that makes money from advertising. We have a modified experience for viewers using ad blockers

Wikia is not accessible if you’ve made further modifications. Remove the custom ad blocker rule(s) and the page will load as expected.

Da’rishvan al notar la sonrisa burlona entrecerró los ojos, exhaló un suspiro cansado y comenzó a preparar su habilidad Subtle Spell para conjurar un hechizo que le recordaría con “absoluta amabilidad” con quién se estaba metiendo. De toda su familia su hermano era quien más lo conocía, sabía de sus delirios de grandeza y de las habilidades innatas que poseía, que ni él mismo, en su grandísima estupidez, se había percatado aún. Lo conocía tano que ya ni necesitaba conjurar el hechizo Detect Thoughts para saber lo que estaba pensando. Se aproximó sin decir nada más a su estante de componentes y buscó lo que necesitaba para conjurar el hechizo Fear, mientras su hermano menor aún miraba al vacío con su sonrisa de idiota, seguramente seguía sumergido en sus fantasías. Cuando ya había terminado con los preparativos, sintió un dolor punzante en la espalda. Al instante se intentó voltearse sospechando que su hermano se le había adelantado pero oyó una risa lenta y siniestra.

“Jajaja” ―  En ese momento supo con certeza que ese no era su hermano. Su risa no era tan siniestra, la risa de su hermano era más aguda y rápida, como la risa de un bufón. Antes de que lograra voltearse le llegó un segundo golpe, más fuerte que el anterior. El golpe logró penetrar su hechizo Mage Armor, que le había salvado del primer golpe. El golpe no fue tan grave pero si no hubiese estado preparado estaría muerto en estos momentos. Siempre se preparaba antes de hablar con su hermano por si la situación se le salía de las manos, conocía muy bien el comportamiento caótico de Q’uador y sus habilidades únicas incluso más que él mismo. 

Se podían decir muchas cosas sobre Q’uador, ya fueran ciertas o falsas, pero hay algo que nadie que lo conociera podía negar, y eso es que él era un idiota engreído con un orgullo tan inflado y sensible como ningún otro, y para colmo, con tales delirios de grandeza que se podía escribir un libro de cuentos de hadas de un grosor considerable solamente con sus fantasías. Pero solamente alguien que realmente lo conociera, o que por lo menos le prestara atención, sabía de sus habilidades únicas. El golpe que había traspasado sus defensas mágicas iba dirigido directo a su corazón en un movimiento de abajo hacia arriba esquivando con una perfección casi macabra la última línea de protección natural de su cuerpo, sus costillas. Lo sabía porque ya había experimentado con varios cuerpos en sus estudios de Necromancy. En definitiva se trataba de alguien muy hábil el que le estaba atacando pero no moriría tan fácilmente sin antes dar pelea. Extendió la mano hacia el mueble que tenía enfrente, agarró un poco de lana y conjuró Minor Illusion detrás de su atacante. Un repentino grito de guerra llenó la habitación, lo que distrajo a su atacante lo suficiente para escapar de su ataque. Quien por suerte se estaba tomando su tiempo y no había dañado ningún órgano vital en el camino a su corazón, sin embargo, sí había hecho un daño considerable. Antes de que pudiera proferirle un nuevo ataque dibujó un patrón en el aire, lo que su atacante interpretó como una súplica de piedad. Sonrió divertido de sus desesperados intentos por sobrevivir, bajó la guardia seguro de su victoria y lanzó su ataque sin piedad alguna. Lo que él no sabía es que esa era la manera de conjurar Blade Ward. Cuando se dio cuenta de que su ataque no había hecho tanto daño como esperaba ya era demasiado tarde. Da’rishvan extendió su mano derecha hacia adelante y una mano esquelética que surgió practicante de la nada se lanzó contra él, en su despiste no la pudo esquivar a tiempo. Da’rishvan observó sonriente cómo se ponía gradualmente más y más pálido y le empezaba a temblar todo el cuerpo, le había lanzado Chill Touch y la mano no se desprendería de él hasta que lanzara otro hechizo. “¡Quítamela!” ― exigió el atacante intentando desesperadamente deshacerse de la mano fantasmal que se había aferrado a su rostro chocándose con los muebles que tenía detrás de él. Sin embargo, esto no le impedía atacar puesto que la mano no le tapaba ambos ojos. Da’rishvan soltó una carcajada sádica, lo mejor de una pelea era ver como el contrincante se frustraba y empezaba a hacer los errores más estúpidos. El atacante decidió Ignorar la mano y se lanzó contra Da’rishvan pero en su prisa no se fijó que el piso estaba mojado, Da’rishvan había regado agua casi al mismo tiempo de su ataque con un frasco que había agarrado con su mano izquierda. Da’rishvan esquivó el ataque con un simple movimiento hacia la derecha y le dirigió una sonrisa burlesca haciendo que pareciera los más fácil del mundo, el atacante al haberse lanzado con todo su peso se fue a estrellar contra el mueble de componentes haciendo que varios componentes le callera encima. Da’rishvan le gritó una advertencia en un tono sarcástico. ― “¡Cuidado que mucho de lo que hay ahí vale mucho más que tú! No puedo permitirme desperdiciar algo tan valioso en alguien como tú, ¿No crees?” ― Esto lo enfureció aún más y lo hizo aún más imprudente. Recuperó el equilibrio y se lanzó nuevamente sin pensárselo dos veces, segado por la ira. Pero en el momento en que se disponía a lanzar la estocada todo a su alrededor se tornó completamente negro y no pudo ver nada en absoluto. Esta obscuridad era absoluta sabía muy bien que no se trataba del hechizo que todos los Drow pueden hacer gracias a la bendición de Lolth, Globe of Darkness, esta obscuridad era aún más siniestra. Se dio cuenta entonces que no era el mundo el que se había tornado obscuro eran sus ojos los que ya no podían percibir nada. En eso una voz susurró en su oído derecho ― “¿Qué te parece mi hechizo? ¿Te gusta? Se llama Blindness... ¿Sabías?” ― El invasor concentró todas sus habilidades en lanzar el ataque más rápido y preciso que había hecho en toda su vida en dirección donde se encontraba la voz, estaba convencido que nadie habría podido esquivarlo. Pero entonces… una voz le habló a unos 10 pies de donde se encontraba. ― “¡Vaya pero si estás lleno de sorpresas! ¿No? Si no hubiese usado mi hechizo Misty Step antes de que terminar de hablar estaría... ¡Ah pero qué estoy diciendo! Por un momento olvidé que no eres más que un simple peón que mandaron de vanguardia para no sacrificar a los guerreros que de verdad importan y encima eres tan estúpido que no sabes absolutamente nada de artes arcanas” ― su inexperiencia en peleas arcanas era más que notable pero no se podía despreciar su habilidad con la espada. No era un guerrero cualquiera, se notaba a simple vista que pertenecía a las fuerzas Elite de algún ejercito de alguna Casa Drow. Por supuesto, esto no le restaba motivos para provocarlo con burlas jocosas por el simple placer de ver su frustración. El invasor se enfureció aún más por su comentario, si es que eso era posible, y comenzó a blandir su espada furiosamente abanicando el aire a su alrededor. Da’rishvan aprovechó el momento para tomar una poción de restablecimiento menor que tenía guardada para emergencias en uno de los bolsillos ocultos de su toga. Sintió como la herida que recibió al inicio del combate sanaba, no dejó ni rastro de la herida haciendo que pareciera que nunca fue herido en primer lugar. Realmente no había sangrado una sola gota debido a los efectos secundarios que conllevaban sus habilidades de Shadow Sorcerer, sin embargo, aún sentía dolor y si no se curaba, las heridas podían empeorar. Sabía que el efecto de su hechizo no tardaría en pasar, aun después de haber triplicó su duración original usando sus poderes de Sorcerer, y ya había jugado con su presa lo suficiente. Ya sólo faltaba darle el toque final para que todo fuera perfecto. Primero lanzaría su hechizo Fear que originalmente tenía planeado para su hermano, quien se escondió como el cobarde que era en un rincón de la habitación entre un bulto de papel que tenía en el suelo, pero esta lección bastaría para enseñarle de una vez por todas que era algo bastante estúpido desafiar su autoridad. Después recogería la espada del invasor, que era casi seguro que botaría por efecto del miedo, lo arrinconaría contra una de las paredes de la habitación y le clavaría su propia espada directamente en el corazón, mientras se deleitaría de la expresión de sufrimiento y miedo de su rostro. No aguantaba las ganas de comenzar, cuando en eso la habitación se tornó completamente obscura y sintió como una espada le penetraba las entrañas, miró hacia abajo y vio una cara diferente al primer atacante, este era considerablemente mayor y tenía marcas de viejas heridas por todo el rostro. Tenía una mirada fiera e impasible, no dudó ni un segundo al insertar su espada en su abdomen, la saco con la misma rapidez que la insertó, en ese momento Da’rishvan supo que estaba muerto sin importar qué hiciera, era imposible escapar del ataque de este nuevo invasor, calló de rodillas y bajó la cabeza ante su atacante exhibiéndole el cuello esperando que diera el ataque que acabaría con su vida. El nuevo atacante aceptando su rendición levantó su espada hasta la altura del hombro para darle fuerza al golpe y así dar un golpe limpio que acabaría con su vida en cuestión de segundos pero cuando estaba por dar el golpe de gracia, el Drow más joven lo interceptó y lo empujó contra una de las paredes de la habitación. “¡¿Es que acaso eres idiota o qué?!” ― reclamó el obscuro elfo mayor con ojos llenos de rabia. ― “Estaba por deshacerme de él ¿Qué te pasa? ¿Por qué interferiste?” “¡Es mío y no permitiré que nadie me lo robe!” ― respondió el elfo más joven con una voz tan llena de odio que más bien parecía como si rugiera. ― “Así que es mejor que te mantengas al límite si no quieres sufrir las consecuencias” El elfo mayor lo observó por unos momentos con una cara de incredulidad impasible. Después de unos momentos le preguntó con una voz sombría ― “¿Esta seguro que quieres desafiar mi autoridad, otra vez?” ― El Drow más joven se mantuvo firme, sin bajar la cabeza, mirándolo directo a los ojos se limitó a contentar. “Sí.” ― En este preciso momento terminaron los efectos del hechizo Darkness que lanzó el elfo mayor al entrar a la habitación, como un presagio de que algo ocurriría.

  • * *

Da’rishvan nunca tuvo la menor intensión de rendirse tan fácilmente, caer de rodilla y mostrar su cuello sólo fue una táctica de distracción para confundir a su adversario. Aunque muriera se llevaría a su asesino con él, además no importaba si moría, porque si moría los demás miembros de su orden lo regresarían a la vida. Él representaba una pieza clave en los planes de la orden por lo que no podían abandonarlo tan fácilmente, o al menos de eso intentaba convencerse a sí mismo. Pero The Mistress of the Night le tenía en su gracia y le había concedido una segunda oportunidad, que no pensaba desperdiciar. No podía alcanzar su mueble de componente por culpa de los invasores que estaban parados justo enfrente del mueble y si intentaba hacer una acción demasiado brusca lo matarían sin pensárselo dos veces. Por suerte tenía el cabello suelto, gracias a esto y a la postura de su cabeza, el cabello le cubría ambos ojos. Aún de rodillas volteó a ver hacia atrás sutilmente en dirección donde se encontraba su hermano, ahí encontró exactamente lo que necesitaba, encima del bulto de papeles había un pedacito de alambre de cobre, sin embargo aún estaba demasiado lejos para alcanzarlo, estiró levemente el brazo hacia atrás intentando disimular lo más que pudo, pero sucedió algo que no entendió para nada. El muy idiota de su hermano empezó a estirar su brazo hacia él por debajo de los papeles haciendo que algunos papeles se resbalaran del bulto, los ojos de ambos hicieron contacto y le pareció ver que le caían lágrimas de los ojos, entonces se dijo a sí mismo, << ¿Pero qué está haciendo este imbécil? Va hacer que lo descubran y si muere no podré concretar mi plan. >> Miró nervioso hacia adelante para ver si los invasores lo habían notado pero por suerte estaban demasiado entretenidos en su discusión. Después de que acabaran los efectos del hechizo Darkness, el par de invasores se quedó viendo fijamente el uno al otro con miradas desafiantes, pocos instantes después reanudaron su discusión. No tenía tiempo para prestar atención a lo que decían por lo que se limitó a ignorarlos y aprovechando que estaba distraídos usó Mage Hand con lo que recogió el pedacito de cobre que estaba sobre el bulto de papeles. Una mano espectral apareció flotando sobre el bulto, agarró el pedacito de cobre y lo depositó en su mano física. Usó Message y señaló hacia donde se encontraba su hermano. <“¡Escúchame y escúchame bien que no tenemos tiempo que perder!”> Susurró <“Vas a hacer exactamente lo que yo te diga, ¡Y ni se te ocurra cuestionarme! Vas a correr lo más rápido que puedas y te vas a lanzar por esa ventana, ¡Ya sé que estamos en alto y que una caída desde esta altura puede ser fatal! pero si no saltas te juro que yo mismo te mato con mi último aliento, además, si te quedas ellos eventualmente van a registrar la habitación y te van encontrar… y puedes estar seguro que no van ser muy compasivos. Usa la insignia de nuestra Casa para levitar. Cuando estés fuera busca a una niña de unos 11 años, de ojos purpuras, si la vez a lo ojos la reconocerás al instante, ¡Y ni se te ocurra provocarla que ella te puede hacer cosas mucho peores de las que yo sería capaz! No intentes regresar aquí, ni tampoco acudir a otras Casas, tampoco intentes regresar a Sorcere, es más sal inmediatamente de Menzoberranzan. De ahora en adelante “todos” los adoradores de Lolth son tus enemigos, no confíes en nadie, únicamente puedes confiar en la niña. Búscala en The Masterways, se sabe que últimamente ha estado rondando esos túneles. Haz todo lo que te pida al pie letra y nunca cuestiones sus decisiones. Y te repito ¡Ni se te ocurra faltarle el respeto o levantarle la voz! ¡¿Me entendiste?! Si me entendiste responde con un simple sí.”> ― Pero continuó hablando antes de que pudiera responderle. ― <“Yo los distraeré mientras tú corres. Xun izil dos phuul quarthen, Iueth dro (Haz lo que se te ordena y vive). ¿Me entendiste?”> repitió, sin embargo, esta vez sí esperó a que respondiera. <“S-s-sí.”> Contestó tartamudeando en susurros. Ya más tranquilo de que su mensaje había sido recibido puso atención nuevamente a lo que los invasores decían. “¡Te crees el que lo sabe todo y lo puede todo pero ni siquiera te has dado cuenta del otro que está escondiendo debajo del bulto de papeles!” ― le dijo el elfo mayor a… “¿Eh?” ― Da’rishvan abrió los ojos de par en par, levantó la cabeza y gritó: “¡Corre idiota! ¡Ahora!” El invasor joven preparó su espada mientras que el mayor que ya tenía su ballesta en mano y lista para disparar apuntó hacia el montículo de papeles donde se encontraba Q’uador. Q’uador se levantó al instante y se tiró hacia adelante dando un voltereta, Da’rishvan sospechó lo peor ― <“¡Por supuesto! Justamente ahorita te tenías que resbalar ¿No?...”> ― Murmuró con una sonrisa incrédula y con ojos apunto de lagrimar por la frustración que sentía en ese momento. Sin embargo, se tuvo que tragar sus propias palabras, ya que justo en la posición donde se encontraba antes su hermano menor pasó un virote haciendo silbar al viento a su paso. << Si no se hubiese tirado en ese preciso momento no hay duda que el virote lo habría alcanzado. >> ― Reflexionó Da’rishvan, verdaderamente impresionado por la agilidad y los reflejos de su hermano menor. ― << Tal vez tomar esas lecciones de lucha marcial no fue tan mala idea después de todo. >> ― Reconsideró Da’rishvan, aprobando la decisión de su hermano. Q’uador se levantó al instante con una pirueta. Ya de pie se arrancó la toga de un tirón, que al parecer estaba personalizada para rasgarse fácilmente, tiró de una especie de interruptores que salían de las dos aljabas que estaban sujetas a sus piernas, instantáneamente dos espadas salieron disparadas hacia arriba, las agarró del mango con absoluta naturalidad y las volteo. En acto seguido se puso en posición de defensa con los dos sables frente a él preparado para recibir cualquier ataque enemigo. Se encontraba completamente equipado con una armadura ligera, como la que usan los ladrones, botas ligeras que se miraban resistentes pero no tan resistentes como las de los invasores, los dos sables en sus manos eran espadas cortas y las ya mencionada aljabas, Da’rishvan supuso que las había diseñado así para que no se notaran cuando usaba la toga. Ahora su pregunta era << ¿Sinceramente piensa pelear contra dos guerreros elite al mismo tiempo? >> Por más que hubiera entrenado en el uso de la espada nunca se podría comparar a dos elites experimentados. El invasor joven sonrió y dijo ― “Este es mío, yo fui el que le enseñó a pelear y aunque no es tan malo, para ser un mago, nunca podría derrotarme en un combate de espadas… si me pongo serio.” “¿Ese es el mago que estabas entrenando?” ― Preguntó el elfo mayor ― “Nunca te fíes de un mago, siempre tienen trucos ocultos.” “No te preocupes, a este lo conozco muuuuy bien. ¡Míralo, está que se orina del miedo! ¡Jajaja!” ― Contestó soltando una risotada sonora. A Q’uador le temblaban las piernas, tenía la cara empapada en sudor y su respiración estaba agitada. ― < “Era de esperarse, este idiota contrató al enemigo.” > ―Se dijo Da’rishvan a sí mismo en un tono cansado con una actitud de que ya nada le sorprendería.― << ¡¿Qué se supone que haga ahora?! El anciano aun no lo ha atacado por no quitarme el ojo de encima y seguramente ya se dio cuenta que no he sangrado una sola gota. >> ― Consideró. ― << Lo más probable es que piensa que logré curarme de alguna forma mágica y que estoy esperando el momento oportuno para tornar esta situación a mi favor pero la realidad es que con todo este trasiego no he podido moverme un centímetro. Si no me apuro a curarme la herida, pronto caeré inconsciente y si intento hacer algo, lo que sea, no dudará ni un segundo antes de atacarme. Y lo peor de todo esto es que se me están acabando los hechizos y el poder mágico que aún me queda está empezando a escasear por culpa de todos los hechizos que usé. No debí haber jugado tanto con mi presa… ¡Qué tonto fui! >> ― Da’rishvan tenía ganas de jalarse el pelo y darse de golpes contra un muro por el terrible error de cálculo que había cometido. Cuando estaba en medio de una pelea, y llevaba la ventaja, una parte de su cerebro se desconectara por lo que le hacía imposible pensar con claridad. Era como una embriaguez de superioridad que tomaba lo mejor de él y le hacía actuar precipitadamente sin considerar las consecuencias de sus acciones. El joven invasor, quién no paraba de sonreír por lo divertido que le resultaba todo esto, desenfundó su espada y se lanzó al ataque. ― “Esta vez no me contendré como de costumbre. Aunque no negaré que realmente es una lástima que deba matarte aquí y ahora, te confesaré que ya empezaba a sentirte cierto aprecio por ser mi primer pupilo y todo eso… ¡Naaaaa! ¡Jajajajajaja!” ― Aunque reía a carcajadas se notaba en su rostro un sadismo y una sed de venganza incontenibles. ― << Seguramente rematará con Q’uador por la humillación que sufrió unos momentos atrás, después que acabara con él lo más probable es que seguiré yo pero por la mirada en su rostro se nota que se tomará su tiempo “retribuyendo” su ofensa >> ― Pensó Da’rishvan mientras intentaba formular un plan para salir de esto sin defraudar a su diosa, otra vez. El invasor joven lanzó su primer ataque, una estocada dirigida directamente a su corazón. Que Q’uador esquivó con un simple pero sublime movimiento hacia la derecha sin topar contra el muro que estaba cerca. ― “Parece que no has descuidado tu entrenamiento, al parecer no tendré un combate tan aburrido como sospechaba. Eso sólo fue un tiro de prueba para ver que tanto habías avanzado en tu entrenamiento, de ahora en adelante iré enserio”. ― Q’uador ya no temblaba, ni sudaba y su respiración se había calmado de repente. No se parecía para nada al torpe hermano menor que recordaba de toda la vida. El contrincante agarró unos guantes que tenía sujetos a su cinturón y se los puso sin miedo que le llegara un ataque sorpresa ya que eso no cambiaría nada, era lo suficientemente diestro para no caer en un truco tan simple, además los magos no podían conjurar mientras portaban armas. Bajó su postura poniéndose casi en cuclillas y llevó su espada, en posición horizontal, hacia el lado izquierdo de su torso, justo debajo de sus costillas. Luego la sesgó unos grados y con los dedos de su mano izquierda rosó el filo de su espada mientras la deslizaba hacia adelante lanzando un corte inclinado hacia arriba, aplicándole con sus dedos una sustancia que seguramente era veneno. Todo esto pasó tan rápido que Da’rishvan no pudo advertirle a su hermano sobre la substancia que le había aplicado a la espada. Pero Q’uador esquivó el golpe con la misma simpleza y elegancia que el golpe anterior. Se deslizó hacia adelante blandiendo sus espadas gemelas antes de que llegara el golpe con un paso elegante, daba la impresión como si estuviera bailando un vals. Q’uador se posicionó justo al lado izquierdo de su atacante con el lado de la espada que sostenía con su mano izquierda apuntando al invasor joven y con la espada de su mano derecha lista para protegerse de cualquier ataque sorpresa que el anciano pudiera lanzar, esto sin perder la elegancia de su postura. Por la mirada en el rostro de su contrincante se notaba que no podía creer lo que había pasado, era imposible que un simple mago hiciera un movimiento tan complejo y tan bien realizado como ese. Da’rishvan realmente no lo culpaba ya que realmente él también había quedado estupefacto. Sin embargo, el anciano seguía teniendo el mismo rostro impasible de siempre, no parecía impresionado pero tampoco bajaba la guardia. Seguía cada uno de sus movimientos con los ojos y cada cierto tiempo le daba un vistazo rápido a Da’rishvan para cerciorarse que no intentara nada. Cuando Q’uador movía sus espadas de un lado a otro hacía silbar el viento, parecía como si sus espadas cantaran una canción de guerra y con sus movimientos parecía como si danzara al ritmo de la canción. El contrincante no esperó ni un segundo antes de lanzar su segundo ataque. Inmediatamente después de que Q’uador esquivara el primer ataque como si nada, aprovechando que tenía el arma arriba dio media vuelta y la bajó con potencia apuntando a su cuello. De haberlo alcanzado le habría decapitado al instante pero Q’uador rechazó el ataque con su dos espadas cruzadas redirigiendo la fuerza hacia a un lado, haciendo que su atacante perdiera el equilibrio. En ese momento Q’uador dio un giro majestuoso ubicándose del lado descubierto de su enemigo levanto ambas armas listas para dar una estocada doble aprovechando la vulnerabilidad de su enemigo pero antes de que pudiera concretar el ataque llegó volando un virote dirigido directamente a su cabeza, el cual rechazó al instante con el arma en su mano izquierda. Acto seguido su contrincante, quien logró recuperar el equilibrio, dio una giro completo lanzándole un golpe horizontal con toda la fuerza que pudo concentrar en el ataque. Q’uador dio un salto hacia atrás con los brazos extendidos a los lados, los pies juntos y el cuerpo curvado en un arco cóncavo al suelo. El ataque de su contrincante pasó justamente donde hubiese tenido la columna si no la hubiese curvado. Si la espada hubiese sido una medida más grande o el contrincante hubiese tenido brazos más lagos, con seguridad le habría cortado el cuello. Mientras estaba en el aire contrajo las piernas y aterrizó tan suavemente que cualquiera juraría que no había sido una pirueta tan extraordinaria la que había realizado. Al caer no levantó polvo ni tampoco hizo un sonido demasiado estruendoso. Calló con la rodilla izquierda apoyada en el suelo, con la pierna derecha en ángulo recto, con los brazos extendidos a los lados con sus espadas en posición vertical y con la mirada en el suelo. Su postura se parecía a la que los bardos hacen cuando terminan su presentación y rinden homenaje a un público honorable. Esto irritó aún más a su contrincante que pensó que se estaba burlando de él. “¡Te dije que no metieras! ¡Esta presa es mía!” ― Reclamó el elfo joven al anciano. “¡Y yo te dije que nunca te fiaras de un mago, cuando lo entrenabas seguramente no usaba sus habilidades reales para no revelarte sus trucos ocultos!” ― Le contestó el anciano ― “No estaba seguro pero después de dispararle no me quedó duda alguna, eso que está haciendo se llama Bladesinging. Bladesinging es un estilo de pelea que inventaron los magos de los pálidos… <Pero nunca había visto a un habitante de la infraobscuridad hacer algo parecido>… No permitas que te lance ningún hechizo, con el primer hechizo que te lance te puedes dar por muerto.” << ¿Y dónde diablos aprendió Bladesinging? >> ― Se preguntó Da’rishvan << ¿Se lo habrán enseñado los pálidos?… No, eso es imposible. Varios miembros de mi orden intentaron hacerse pasar por pálidos para infiltrarse en Evereska y no pudieron siquiera entrar a la ciudad. Además, ellos nunca confiarían en uno de nuestra especie, y lo he mantenido lo suficientemente vigilado para saber que no tiene conocidos de la superficie… ¡Qué importa como lo aprendió! Si lo puedo aprovechar para el servicio de la Lady podría llegar a ser muy beneficioso para la orden. >> Mientras los invasores discutían Q’uador no se movió un centímetro, continuó agachado con la mirada baja, expectante a cualquier ataque enemigo que pudiera llegar. Da’rishvan no estaba seguro si no se movía porque estaba exhausto o si estaba formulando alguna clase de plan para continuar avanzado. Con todo lo que avanzó en la pelea esquivando los golpes de su adversario, se aproximó bastante a la ventana de la habitación, ya sólo le quedaban unos 20 pasos más. El elfo joven tomó una daga que tenía oculta en su bota con la mano izquierda y la frotó contra su espada produciendo chipas por el rose de filo contra filo, declarando así el inicio de la segunda ronda pero Q’uador siguió sin moverse. “Así que piensas que eres tan bueno que no necesitas ni moverte ¿Eh?” ― Le replicó irritado el invasor joven ― “Entonces no me queda otra más que enseñarte la gran diferencia entre un maestro y su pupilo.” ― El elfo joven salió corriendo hacia el lado izquierdo de Q’uador, rodeándolo, saltó y se tiró contra un gabinete cercano donde Da’rishvan guardaba algunas mudadas de ropa, con la pierna derecha se dio impulso disparando su cuerpo como una bala hacia Q’uador con la espada a la vanguardia y la daga lista para rematar. La patada que le dio al gabinete hizo que callera al suelo provocando un sonido estruendoso, hasta ese preciso momento reaccionó Q’uador. Al caer el mueble dio un pequeño brinco como saliendo de un trance o de un sueño profundo, se levantó al instante con extrema naturalidad dando un paso hacia el frente, dio una media vuelta al oír un sonido extraño a su espalda. Al ver al elfo joven cargando contra él en un torbellino con sus armas, recordó la situación en que se encontraba, inmediatamente dobló el cuerpo hacia atrás haciendo un movimiento casi imposible sosteniéndose únicamente con las extremidades inferiores de sus piernas. Lo que lo sostenía en esa posición era una pila de libros que Da’rishvan había olvidado guardar. No había ninguna duda que Q’uador era un idiota, pero era un idiota con suerte. Tenía una suerte tan impresionante que él mismo nunca se daba cuenta de lo suertudo que era, llegando a los extremos de maldecir su propia suerte, demostrando una vez cuan idiota podía llegar a ser. Se notaba que el invasor joven no podía creer lo que había pasado. Cuando se lazó, Q’uador se levantó justo una fracción de segundos antes que pudiera alcanzarlo con su espada y llevaba tanto impulso que no pudo controlar bien su aterrizaje. Al caer tuvo que dar una voltereta para reducir la fuerza y así estabilizarse. Ya estable, se lanzó contra Q’uador dando un giro completo con sus brazos extendidos pero Q’uador lo esquivo como si nada. Este hecho lo irritó aún más, volteó ambas armas e intentó clavárselas en el abdomen pero él simplemente rodó hacia un lado antes que llegara el ataque. Ambas armas quedaron incrustadas en la pila de libros donde se apoyó Q’uador para no caer al suelo, dándole tiempo suficiente para levantarse y recuperar la compostura. En ese momento fue cuando realmente dio inicio la segunda ronda. El estar más cerca de la ventana también significaba estar más cerca del anciano quien sin duda aprovecharía cualquier oportunidad que tuviera para atacarlo. Por lo que Da’rishvan hacía lo posible por distraerlo, por ejemplo, pretendía que estaba a punto de sacar algo de su bolsa o empezaba a dibujar patrones en el aire pero los interrumpía antes de terminar. La única razón por la que el anciano seguía sin atacarlo era porque temía que si atacaba y fallaba en darle el golpe mortal, aprovecharía el lapso en que recargaba su arma para lanzar un hechizo poderoso que aún no había conjurado, dedujo Da’rishvan. La otra posibilidad que se le vino a la mente fue que el anciano pensaba que él tenía alguna clase de trampa o artefacto mágico oculto que activaría si ciertas condiciones se cumplían. Por supuesto, todas estas eran suposiciones sin fundamento y realmente no le importaba la razón siempre y cuando no se atreviera a atacar. En esta segunda ronda el invasor estaba más agresivo y decidido que en la primera, le lanzaba ataques poderosos con la espada, en un intento por romper su guardia, la cual mantenía con ambas armas, seguido por ataques rápidos con la daga que intentaban penetrar su defensa expuesta. Hasta el momento Q’uador se había defendido bien y no había permitido que ningún ataque lo alcanzara pero se notaba que toda esta rutina de rechazar ataques y luego retroceder unos pasos para aproximarse a la ventana lo estaban desgastando bastante. Todo esto era aún más desgastante porque Q’uador no paraba de dar vueltas y vueltas, muchas veces innecesarias. Quien sea que haya sido el que le enseñó Bladesinging no le explicó que tanta voltereta en una pelea era innecesaria y si lo que necesitaba era mantener sus armas en movimiento habían formas más eficientes para el hecho, si seguía así no duraría mucho tiempo más. Por suerte lo que le faltaba para llegar a la ventana no eran más que unos seis pasos más pero en ese momento el anciano gritó algo que hizo trizas todo el plan. “¡La ventana!” ― Gritó con sorpresa, dándose cuenta de lo que tramaban los hermanos. ― “¡Quiere tirarse por la ventana! ¡No se lo permitas! ¡Mátalo de una vez por todas!” En ese momento fue como si todo el mundo se hubiese congelado, Q’uador, el invasor y Da’rishvan se quedaron mudos por unos cuantos segundos, como en un trance. Entonces, Q’uador volteó a ver a Da’rishvan en busca de consejo. “¡Corre, yo te cubro!” ― Le respondió Da’rishvan a su mirada. Y así lo hizo, corrió como si su vida dependiera de ello, ya que realmente ese era el caso, el elfo joven intentó atravesarlo con su espada antes que saliera de su alcance pero ya era demasiado tarde. Era tal su velocidad al correr que le fue imposible alcanzarlo, sin embargo, sí destruyó a insignia de su casa que tenía pegada a su brazo, la cual le permitía levitar cuando quisiera. Da’rishvan se dio cuenta de esto y formuló un plan para ayudarlo. El invasor al no poder alcanzarle, agarró su daga y apuntó a la parte trasera de su cabeza pero cuando estaba por lanzar la daga se fijó que Da’rishvan movía las manos formando una especie de patrón. Anteponiendo su propia supervivencia al éxito de la misión, le lanzó la daga a Da’rishvan, la cual le dio justo en el hombro izquierdo haciéndole soltar la pluma en su mano. Lo que el invasor joven no sabía era que el movimiento de manos no era más que una distracción, el verdadero hechizo estaba dirigido a su hermano. Se trataba de Feather Fall, un hechizo para reducir la velocidad de caída de los aliados y no necesitaba ninguna clase de movimiento con las manos. Satisfecho de haber cumplido con su cometido Da’rishvan aceptó su destino.

Also on Fandom

Random Wiki